Archivo

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Vuelta a Navarra. Etapa 5

ETAPA 5: ETXALAR – SAN MIGUEL DE ARALAR (89 Km, Ascensión acumulada 2.407 m). Track

Un inicio de etapa fresco pedaleando junto al río Bidasoa, en una vía verde perfectamente señalizada y cubierta de vegetación presagiaba un buen día de bicicleta. Paramos a tomar un chisme en Santiesteban antes de iniciar el puerto que nos llevo a Ezcurra.

Tras un rápido descenso acabamos en Leitza donde paramos a comer, después atravesamos el pueblo que tenía una bonita parte antigua para empalmar con la vía verde Leitza – Lecumberri. Aquí el camino aunque empezó a ascender, nos brindó un firme cómodo para la bici y sobre todo la infraestructura del antiguo tren, túneles cuyas luces se extendían a nuestro paso y que evitaban duras pendientes. Una perfecta forma de aprovechar recursos que en otros lugares se olvidan y deterioran con el tiempo.

Llegamos a Lecumberri donde vimos el final de etapa del Tour para continuar con una larga subida por carretera hasta la ermita de San Miguel de Aralar. Allí la niebla nos recibió y nos dejo algo fríos aunque a cambio nos obsequió con un paisaje fantasmagórico.

Finalmente dormimos en sus inmediaciones para el día siguiente descender una rapidísima pista asfaltada y continuar a Pamplona por carretera para llegar a la estación de trenes y regresar a casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En total 500 km de bicicleta de todo tipo por una autonomía que ofrece paisajes muy variados, con un desnivel positivo de 11.151 m.

Hasta la próxima!

Anuncios
Categorías:Uncategorized

Vuelta a Navarra. Etapa 4

ETAPA 4: MENDILAV – ETXALAR. (84 Km, Ascensión acumulada 2.517 m) Track

Etapa que iniciamos con un precioso arco iris  sobre el verde intenso de los montes, pero con cielo amenazante. Salimos en carretera los primeros kilómetros hasta la fábrica de Orabitzeta, para tomar seguidamente una pista que ascendía progresivamente hasta los 1.060 m. La pesadez del terreno hizo que el esfuerzo fuera importante. Seguía un descenso donde la lluvia empezaba a hacerse presente y el ganado nos escoltaba por los caminos y que nos llevaría a Roncesvalles, mítico inicio del Camino de Santiago.

La lluvia arreció y nos obligó a buscar refugio en el pueblo, así que aprovechamos para tomar un café calentito y a pasear por entre los grandes edificios llenos de historia.

En una pequeña pausa decidimos seguir y continuamos hacia Francia por carretera una contínua subida hasta la ermita de San Salvador donde tomamos ya una pista y donde definitivamente acogimos a la lluvia como compañera. El paisaje entre nieblas y montes era tenebroso y así cruzamos la frontera con Francia. Frontera invisible, como todas porque el verde del monte era el mismo que antes y la lluvia mojaba igual.

La pista se hacía cada vez más pindia y topamos con un par de kilómetros muy exigentes en los que tuvimos que desmontar de la burra (aunque alguno aguantó sobre ella), para iniciar un espectacular descenso por un valle de gran belleza aderezado por la lluvia y la niebla. Continuamos por la pista ya calados hasta los huesos, hasta alcanzar la carretera D58, bajando continuamente. No pudimos parar a comer, porque era tarde para nuestros vecinos vascofranceses, así que continuamos por la pista y volvimos a cruzar la frontera hasta emplamar con la Na2596 que nos llevaría a Elizondo donde nos dieron de comer y ¡cómo lo agradecimos! porque íbamos calados hasta los tuétanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras una merecida sobremesa continuamos camino y nos adentramos por el parque del Señorío de Beritz disfrutando del paisaje y rodando por la Na4453. Hasta un punto en que siguiendo el track nos desviamos por una pista que indica el mapa como Etxalarko bidea. La pista con un buen firme es un continuo subir y bajar por los montes navarros que permite disfrutar del paisaje constantmente.

Llegamos por fin a Etxalar donde cansados decidimos pasar la noche.

Categorías:Uncategorized

Vuelta a Navarra. Etapa 3

febrero 4, 2012 1 comentario

ETAPA 3: SALVATIERRA DE ESCA – MENDILAV (107 Km, ascensión acumulada 3441 m) Track

Antes de desayunar un pequeño paseo mañanero para poder ver el bonito pueblo de Salvatierra a la luz del día.

Estamos ante una de las más esperadas debido a su dureza y sobre todo por ser nuestro primer contacto con los Pirineos.

Los primeros kilómetros transcurren por carretera a un buen ritmo y con un constante ascenso, pasamos por el pueblo de Burgui y llegamos hasta Vidangoz donde tomamos una pista por la que ascendemos unas duras rampas, para luego descender hasta el pueblo del Roncal. Desde aquí tomamos la carretera Na137 que nos lleva en un cómo ascenso hasta Isaba, estamos a 820 m de altura. Aquí hacemos una pequeña parada a reponer fuerzas en una terraza junto al ayuntamiento.

Desde Isaba iniciamos la primera ascensión dura de la jornada aunque sobre asfalto lo que se agradecía enormemente. El paisaje esta vez era impresionante y las vistas de las grandes montañas pirenáicas compensaban el esfuerzo de la subida. Pero todavía quedaba otra gran pendiente, un rápido descenso y de nuevo por carretera hacia arriba rampas exigentes y largas, pero al menos sobre asfalto nos llevaron lentamente y cada uno a nuestro ritmo hasta los 1.340 m de altura. Llegábamos al bar Abodi, un centro de esquí nórdico que ahora funcionaba como bar. Muy simpático el hombre que lo atendía nos preparó un tentempié sobre el que caímos como buitres. Secamos la ropa y repusimos fuerzas. Parece que lo más duro estaba hecho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continuamos por una pista que descendía continuamente y que atravesaba una gran extensión de bosques que hacían de la bajada un auténtico espectáculo. Fotos y tiempo para relajarse con el paisaje que superaba lo esperado. Tranquilamente bajamos hasta el embalse de Irbia.

Seguimos una pequeña pista que rodea el embalse y que hizo disfrutar a los más hábiles con la bici. El paisaje era de nuevo muy agradable y fresco. Así cruzamos la presa y alcanzamos el hotel de Mendilav.

Estábamos cansados por la paliza, pero como el final había sido cómodo, intentamos continuar por las pistas que de nuevo se pusieron pindias. Alcanzamos la antigua fábrica, donde hoy hay ganaderos que hacen buen queso, pero no encontramos cobijo, así que retrocedimos hasta el caserón de Mendilav un sitio perfecto donde descansar en una macrohabitación perfectamente preparada para un grupo de ciclistas.

Vuelta a Navarra. Etapa 2.

ETAPA 2: FIGAROL – SALVATIERRA DE ESCA. (72 Km, Ascensión acumulada: 1.779 m). Track

La segunda etapa empezó con el paisaje desértico característico de las Bárdenas y que tan duro habia resultado el día anterior. Empezamos “con la fresca” a buen ritmo y pronto el paisaje empezó a cambiar. El secarral se convirtió en un encinar cada vez más poblado. Pasábamos continuamente por antiguos chozos y construcciones que habían conocido tiempos mejores. La pista estabe en buenas condiciones y empezó a ascender progresivamente, llegamos a ritmo al primer puerto donde nos sorprendió un paisaje en la ladera de en frente espectacular. La Torre de Peña y el antiguo pueblo que la rodeaba se mimetizaba  abandonado sobre el ocre del terreno.

Un rápido descenso y el tiempo que amenazaba lluvia. Llegamos a Sangüesa donde las primeras gotas nos sorprenden y aunque algo temprano decidimos quedarnos a comer. Decidimos seguir y ascendemos por la carretera al Monasterio de Leyre al que llegamos acompañados por el agua. Una pequeña pausa y de nuevo decidimos continuar, ahora el ascenso sigue por una pista en buen estado, las vistas del Monasterio y del paisaje son de gran belleza y nos animan en la dura ascensión.

La pista giró y se acabó lo bueno, una senda pedregosa nos hace bajar de la bici, la pendiente sube y las piedras crecen, es dificil arrastrar la bici con las alforjas, pensamos que sería poco tiempo. Pero nada más lejos de la realidad, continuaba y todo iba a peor, más pindio, piedras mayores que hacían lento y muy dificultoso el subir la bici que empezaba a ser realmente odidada. La lluvia pasó a un segundo plano y la pelea estaba con el camino. Era una excursión de montaña pero ¡con bicicleta!. Tras un durísimo esfuerzo llegamos arriba, buen paisaje pero estábamos realmente cansados, el tiempo no acompañaba y evidentemente la noche nos acechaba, habíamos tardado “cien veces más de lo esperado”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un rápido descenso en el que también había tramos de piedra suelta (aunque ni comparación con la ascensión) y llegamos con las últimas luces a Casteldoncel, pueblo en el que no había ningún lugar donde comer algo, así que ya de casi de noche nos desviamos de la ruta programad y emprendimos un rápido descenso por la carretera hasta Salvatierra de Esca. Bonito pueblo donde pudimos cenar y descansar.

LOS 10000 DEL SOPLAO: “El infierno cántabro”

Salida Soplao 2011

El sábado 21 de mayo de 2011 se celebró en Cabezón de la Sal la V Marcha de BTT los 10.000 del Soplao. Con tan sólo cinco ediciones ha alcanzado una cifra de 4912 inscritos y se ha convertido en una referencia en el mundo de la bicicleta de montaña.

Este año y después de más de 3000 km recorridos desde febrero, nos hemos atrevido a intentar el reto: terminar una marcha de 167 km por pistas cántabras con un desnivel positivo (según el track de referencia) de más de 4000 m y además: ¡¡ disfrutar !!.

Casi 4000 bicis con sus familias hicieron dificil el poder dormir en Cabezón, así que reservamos una habitación en la cercana Santillana del Mar. Pero antes pasamos el viernes a por los dorsales. La entrada en Cabezón ya impresionaba, hay que aparcar en las afueras y todo el pueblo está identificado con la marcha, además los más “locos” , los de ultramaratón, salían a las 11 de la noche y por delante más de 100 km corriendo… Todo estaba relacionado con el deporte, el ambiente era espectacular, la carpa donde repartían los dorsales y un bonito maillot de recuerdo a tope y alrededor tiendas de material ciclista.

Entre la multitud unas cuantas caras conocidas y todos coincidíamos en lo impresionante de la situación y sobre todo del ambiente. Pero después, todos mostrábamos temor a la prueba que nos había reunido, a su dureza. Los veteranos nos aconsejaban: “no os cebéis al principio” , “reponed en los avituallamientos donde hay comida de sobra” y una infinidad de nerviosos comentarios.

Y llegó el momento.  Madrugamos y cuando llegamos a Cabezón tuvimos que aparcar a 1 km en un centro comercial, todo eran bicis yendo, viniendo, montando ruedas, ajustando mecánica o buscando la salida. Pensábamos acercarnos a la pancarta para hacernos una foto, pero fue imposible. Todo estaba repleto, uno de la organización nos dijo que había gente esperando en la salida desde las 5 de la mañana y nosotros a las 7:30 h nos ubicaron en una calle lateral a la avenida princial, atestada de bicis. Pero la calle también se llenó y donde mirabas veías multitud de bicicletas y gente alegre deseando compartir esa alegría nerviosa que siempre rodea a un reto personal.

ACDC a tope en la megafonía y pistoletazo de salida. Cuando quisimos pasar por el arco de salida habia pasado más de cuarto de hora con un continuo pasar de ciclistas y más ciclistas. La gente aplaudiendo, el denso pelotón desperezándose por los primeros kilómetros. Parecíamos ciclistas ¡de los de verdad!

El inicio tranquilo, nunca habíamos rodado con tanta gente ý nos habían avisado del peligro de las caídas colectivas. Una suave subida por asfalto y pronto a una pista rodeada de bosque, era una gozada pedalear. Pronto nos alcanza Germán, compañero del club y pasamos un buen rato comentando el espectáculo del que éramos protagonistas. Y de repente Carlos,  también del club pasa como una centella saludando y preguntando por el resto. Había llegado una hora tarde y salía a tope ¡qué barbaridad!.

Pronto llega el primer avituallamiento y nosotros paramos, había que ser precavidos. Continuamos y en la llamada “cocina” un atasco espectacular. La pista era muy pindia y el firme pésimo unido a la muchedumbre, hacía inevitable poner pie a tierra y esperar a subir paso a paso.

Después del atasco todo volvió a la normalidad y así continuó hasta el soplao donde llegamos tras subir un tramo de asfalto. Aquí el primer incidente se me salió la cadena, molinete, no salían los automáticos y de rodilla al suelo ¡susto! un compañero que también se asustó, pero sin consecuencias. En la entrada a la famosa cueva otro avituallamiento, parada reponedora y a bajar.

Bajada que nos llevó a Puentenansa, desde donde subimos el monte Aa, un nombre extraño pero que tenía unas rampas bastante duras y que sólo los más diestros fueron capaces de subir montados. Raúl lo consiguió sin problemas y yo casi, pero tuve que poner el pie a tierra sobre todo por miedo a la multitud. Bajamos tranquilos por la pista pasando por el bonito pueblo de Carmona y Ucieda hasta el Area recreativa situada justo antes de la primera subida del Moral. Estaba organizado de primera, bebida (cocacola, agua y aquarius), pastelillos, fruta y hasta bocatas de jamón. Con estos argumentos y la hora ya propicia, pie a tierra bocata y a comer. Un buen y merecido descanso que aprovechamos para entrar en el taller móvil a ver si podían ajustarme el desviador porque no cambiaba bien.

A partir de aquí empezaba lo duro, primero doce kilómetros de subida hasta el Moral, una subida larga pero que se hacía a ritmo. En este punto coincidíamos con los “rambos” que ya regresaban y que bajaban a una velocidad de vértigo, algo realmente peligroso dadas las condiciones. Al final sorprende el sonido de un cencerro y las voces de su portador, que anima sin mentir, un tío muy majo. Un falso llano para alcanzar la cima, el paisaje ya era típicamente cántabro y el clima también.

El descenso, prudente pero rápido nos dejó en el siguiente avituallamiento donde volvimos a recuperar energías, aunque ya nos dimos cuenta que había que hacer paradas más cortas si queríamos llegar a la hora prevista. Un tramo de carretera nos dejó en la base del siguiente puerto de la jornada Venta Vieja, de nuevo una larga subida con pendiente constante que estuvo salpicada con alguna nube y algún trueno lejano. El paisaje era de nuevo espectacular y el rosario de corredores se hacía cada vez más alargado.

Continuamos por el nuevo trazado de esta edición, una bajada lenta, quizás el tramo más técnico donde vimos alguna caída y que nos hizo bajar tranquilamente para de nuevo afrontar el puerto de Venta Vieja. La lluvia casi se hacía constante y el cansancia hacía mella, pero el buen estado de la pista y la pendiente constante hizo que llegáramos al avituallamiento sin novedad aunque el tiempo se nos echaba encima. Una parada rápida y llegamos a la cima donde las vistas y el inmenso valle que se divisaba cubierto de niebla añadía tintes épicos a la aventura.

Otro rápido descenso que acababa en una carretera que nos dejó de nuevo en el avituallamiento del Moral, para su segunda ascensión del día. Las fuerzas estaban justas y el tiempo máximo permitido quedaba lejos. Así que probamos el café con orujo que ofrecían y a subir el Moral. Por esta vertiente empezaba tranquilo y se iba complicando sin llegar a ser excesivo, pero el día estaba siendo duro. Raúl, sobrado, tiró ya sólo hacia arriba para evitar la bajada de noche y yo a ritmo coroné y recibimos el regalo del Moral: una bella puesta de sol con mar de nubes.La bajada entre niebla y la noche acechando era de cuento de miedo, el hombre del cencerro seguía animando, un tipo increíble. Luego se nos hizo la noche y la bajada se hizo eterna, a oscuras y poco a poco guiados por los que tenían mejores luces, conseguimos llegar al llano. Empezó el momento mágico, todos nos dábamos la enhorabuena, nos animábamos el Infiernu Cantabru estaba superado.

Cuatro kilómetros de carretera finales para entrar en Cabezón y a pesar de la hora, casi las 11 de la noche, todavía había gente, mucha gente animando. La llegada, el reto superado y la piel de gallina, Raúl en la meta y un emocionante saludo de enhorabuena.

¡HABÍAMOS FINALIZADO

 LOS 10000 DEL SOPLAO

 2011!

RUTA DEL EBRO. Etapa 6

ETAPA 6: BUÑUEL – ZARAGOZA (90 Km. Ascensión acumulada 475 m). Track

La última etapa de nuestra primera experiencia en el Ebro, nos lleva a la ciudad cuyo nombre siempre va asociado al Ebro y ésta es la capital aragonesa: Zaragoza.

Salimos de Buñuel y tomamos la pista que marca el Gr hasta Novillas, camino en buen estado que nos hace recorrer cómodamente la etapa a pesar del calor cada vez más sofocante. Llegamos a Gallur y de nuevo por pista bien marcada seguimos hasta Pradilla del Ebro y Boquiñeni, atravesamos otro pueblo de nombre peculiar Luceni hasta llegar a Alcalá de Ebro donde paramos en la iglesia a hacer unas fotos, para cruzar por Cabañas de Ebro hasta Alagón. Aquí paramos a comer y bien que agradecemos el frescor del local una buena parada, no tanto por el cansancio pues aunque la etapa es algo larga el desnivel es mínimo y muchas veces a favor.

Por la tarde nos acercamos progresivamente a una gran ciudad, los pueblos aunque conservan parte de su encanto sobre todo en sus plazas e iglesias, se han convertido en algunas ocasiones en satélites de la capital. El camino está claro y nos sorprende el paso por un parque “Los Galachos” con frescas lagunas que son el contrapunto al secarral que se veía a nada que nos alejáramos con la vista del Ebro.

La entrada a la ciudad por la Expo, grandes y modernas edificaciones que disimulan el protagonismo de un río que es algo más que el representante de la ciudad.

Y aquí finalizamos nuestro periplo por este año en el Ebro. Los planes para el que viene son claros, llegar a la desembocadura y seguir disfrutando de la bici, la naturaleza y los amigos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RUTA DEL EBRO. Etapa 4

 

ETAPA 4:  HARO – LODOSA  (106,3 Km, ascensión acumulada 1.054m) Track

Salimos de Haro por la pista que indica el GR hasta San Vicente Somosierra al que llegamos tras una buena subidita que mereció la pena pues las vistas desde  el despoblado casco antiguo merecen la pena.

Continuamos por carretera hasta Baños de Cerrato y de aquí seguimos por carreteras secundarias hasta el pueblo del Ciego, donde podemos ver la extraña forma de la bodega del Marqués de Riscal. La pista que nos indica el camino aparece asfaltada y escoltados por los viñedos llegamos a comer al pueblo de La Robla de la Barca.

Después de un merecido descanso retomamos la pista asfaltada del GR y pasamos por el Campillar hasta Assa y la Serna donde alcanzamos Oyón.

 De aquí hasta Mendavia, aquí seguimos la carretera cómoda aunque con algo de tráfico que nos hizo dudar y la dejamos por una pista sin apenas continuidad que nos dejó un mal sabor de boca en los 2 últimos kilómetros, recomendable evitarla y llegar por la carretera a Lodosa.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.