Archivo

Posts Tagged ‘Salvatierra’

Vuelta a Navarra. Etapa 3

febrero 4, 2012 1 comentario

ETAPA 3: SALVATIERRA DE ESCA – MENDILAV (107 Km, ascensión acumulada 3441 m) Track

Antes de desayunar un pequeño paseo mañanero para poder ver el bonito pueblo de Salvatierra a la luz del día.

Estamos ante una de las más esperadas debido a su dureza y sobre todo por ser nuestro primer contacto con los Pirineos.

Los primeros kilómetros transcurren por carretera a un buen ritmo y con un constante ascenso, pasamos por el pueblo de Burgui y llegamos hasta Vidangoz donde tomamos una pista por la que ascendemos unas duras rampas, para luego descender hasta el pueblo del Roncal. Desde aquí tomamos la carretera Na137 que nos lleva en un cómo ascenso hasta Isaba, estamos a 820 m de altura. Aquí hacemos una pequeña parada a reponer fuerzas en una terraza junto al ayuntamiento.

Desde Isaba iniciamos la primera ascensión dura de la jornada aunque sobre asfalto lo que se agradecía enormemente. El paisaje esta vez era impresionante y las vistas de las grandes montañas pirenáicas compensaban el esfuerzo de la subida. Pero todavía quedaba otra gran pendiente, un rápido descenso y de nuevo por carretera hacia arriba rampas exigentes y largas, pero al menos sobre asfalto nos llevaron lentamente y cada uno a nuestro ritmo hasta los 1.340 m de altura. Llegábamos al bar Abodi, un centro de esquí nórdico que ahora funcionaba como bar. Muy simpático el hombre que lo atendía nos preparó un tentempié sobre el que caímos como buitres. Secamos la ropa y repusimos fuerzas. Parece que lo más duro estaba hecho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continuamos por una pista que descendía continuamente y que atravesaba una gran extensión de bosques que hacían de la bajada un auténtico espectáculo. Fotos y tiempo para relajarse con el paisaje que superaba lo esperado. Tranquilamente bajamos hasta el embalse de Irbia.

Seguimos una pequeña pista que rodea el embalse y que hizo disfrutar a los más hábiles con la bici. El paisaje era de nuevo muy agradable y fresco. Así cruzamos la presa y alcanzamos el hotel de Mendilav.

Estábamos cansados por la paliza, pero como el final había sido cómodo, intentamos continuar por las pistas que de nuevo se pusieron pindias. Alcanzamos la antigua fábrica, donde hoy hay ganaderos que hacen buen queso, pero no encontramos cobijo, así que retrocedimos hasta el caserón de Mendilav un sitio perfecto donde descansar en una macrohabitación perfectamente preparada para un grupo de ciclistas.

Anuncios